Mañana podrá visitarse la primera fase del Ecomuseo de El Tanque

Después de casi 20 años y unos 4 millones de euros de inversión, este sábado se celebrará una jornada de puertas abiertas del museo que se ubica en el caserío restaurado.

 

Después de casi 20 años de espera y alrededor de 4 millones de euros de inversión pública, por fin mañana, a partir de las 11:00 horas, podrá visitarse en una jornada de puertas abiertas la primera fase del ansiado Ecomuseo de El Tanque, coincidiendo con la emblemática celebración del Día de la Trilla. La iniciativa, en la que se comenzó a trabajar en 1999, toma por fin forma con un proyecto museográfico que combina tradiciones y nuevas tecnologías.

 

El alcalde de El Tanque, Román Martín (PSOE), recuerda que ha sido "muy crítico en el pasado" con el Cabildo de Tenerife y el desarrollo del proyecto del ecomuseo, pero tras visitar las instalaciones que se abrirán al público este sábado reconoce que está "ciertamente satisfecho" y augura que "tendrán éxito porque no hay nada similar". A su juicio, la instalación merece el calificativo de "brillante".

 

Martín detalla que este espacio museístico muestra las tradiciones agrarias y ganaderas de la zona a través de vídeos en pantallas de gran formato, gafas de realidad virtual o paneles con códigos QR con los que el visitante puede interactuar con dispositivos móviles.

 

Estas salas, junto a la Oficina de Extensión Agraria, serán la primera fase de un ecomuseo con 10.000 metros cuadrados "donde quedan muchas cosas por hacer", según señala el alcalde. "Nos han confirmado que han iniciado el proceso para contratar a dos guías turísticos, para que se encarguen de informar a los visitantes. Y posteriormente, cuando el centro se consolide en la oferta turística, se adjudicará la tasca, que ya está completamente equipada", explica.

 

El Cabildo de tenerife ha invertido unos 200.000 euros en el desarrollo de este pequeño museo, donde podrán verse vídeos que recrean, "con vecinos de El Tanque", tareas agrícolas tradicionales de la zona como la siega y la trilla; paneles informativos sobre el sector primario o la historia local; la recreación de una cocina antigua, o un espacio donde será posible subirse a un trillo, y con unas gafas de realidad virtual, experimentar las sensaciones que se viven en una era.

 

"El proyecto museístico es muy curioso, interesante y moderno y, después de tanta espera, creo que va a gustar y va a convertirse en una instalación estratégica para el desarrollo económico y la creación de empleo en las medianías de El Tanque", subraya.

 

La redacción del proyecto del ecomuseo se encargó en 1999; la compra de las 11 hectáreas de terrenos, con muchos propietarios que residían en Cuba o Venezuela, se demoró más de 6 años; en 2005 se presentaron sus contenidos y la primera piedra no se colocó hasta 2009. Su apertura parcial se ha anunciado para 2008, 2010,2011, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y, si nada se tuerce, por fin se hará realidad el 28 de julio de 2018. Una fecha histórica para El Tanque.

 

El ecomuseo es la última gran obra pendiente del Consorcio de la Isla Baja, creado en los años 90 del siglo XX para dinamizar la economía de la comarca más empobrecida de la Isla. Garachico tiene su puerto desde 2012; Buenavista, su campo de golf desde 2003, y en Los Silos se mejoró la costa y se habilitó la vía variante también en 2003.

 

XXIII Día de la Trilla, en Los Partidos de Franquis

Los terrenos y la era del ecomuseo de El Tanque acogerán mañana, a partir de las 10:00 horas, la XXIII edición del Día de la Trilla, una actividad de rescate etnográfico que lleva celebrándose anualmente desde 1995. La zona de Los Partidos de Franquis, en San José de los Llanos, volverá a acoger esta peculiar recreación de todo el proceso de trabajo tradicional con el cereal, desde la huerta hasta la era, donde hombres y animales unirán esfuerzos para separar el grano de la paja. Dos de los momentos más esperados serán el trabajo de los caballos en la era, para aplastar las pilas de cereal, y la llegada de las yuntas, que arrastrarán el trillo con niños encima para continuar la faena y la tradición.

 

Fuente: El Día, 27/07/2018