La tranquilidad y el relax encontraron su lugar en un pequeño rincón situado en la parte más noroccidental de Tenerife: Buenavista del Norte, Garachico, Los Silos y El Tanque.

 

La Isla Baja propone pueblos llenos de sabor, naturaleza única y toda la calma de un lugar alejado de los circuitos turísticos habituales.

 

Tenerife oculta un secreto muy bien guardado en su extremo noroccidental: la Isla Baja, un enclave lleno de magia y alejado de los circuitos turísticos tradicionales, que invita a descubrir cada uno de sus rincones y a disfrutar de jornadas de naturaleza, de tranquilidad o de las más variadas actividades al aire libre. Constituye el lugar ideal para escapar unos días de la rutina, desconectar y disfrutar de un merecidísimo descanso.

 

Los alojamientos de carácter rural son una buena opción para el visitante que desea estar en contacto con la Naturaleza en la Isla Baja. Existen numerosas casas solariegas y antiguas mansiones convertidas hoy en hoteles con mucho sabor y establecimientos llenos de encanto para vivir unas vacaciones diferentes.

 

Senderismo, bicicleta de montaña, buceo, pesca, surf o golf son sólo algunos ejemplos de cómo emplear el tiempo en este rincón privilegiado, donde las temperaturas son siempre suaves; 22 grados de media que mantienen este pequeño paraíso en una eterna primavera.

 

Buenavista del Norte, Garachico, Los Silos y El Tanque son los cuatro municipios que componen esta zona única. Son pueblos de ensueño, plagados de rincones maravillosos y celosos de sus tradiciones, todas ellas estrechamente ligadas a la tierra y al mar, siempre presentes en sus costumbres, artesanía o gastronomía.

 

De las innumerables muestras de la cultura tradicional de la zona, las romerías destacan, sin duda, por el colorido y la alegría; por la vistosidad de los bailes y las celebraciones, y la hospitalidad de un pueblo que invita al visitante a sentirse como en casa. Pero también hay lugar en la Isla Baja para otras formas de cultura, como “Los Caprichos Musicales”, un ciclo de música instrumental y vocal que recorre plazas y edificios emblemáticos, y que es todo un regalo para los sentidos. El Festival Internacional del Cuento, de Los Silos, es otro encuentro sorprendente.

 

La gastronomía de la Isla Baja puede ser, del mismo modo, todo un descubrimiento; recetas auténticas y muy tradicionales que han llegado hasta hoy y que siguen endulzando la vida de tinerfeños y visitantes. Los pescados y mariscos son, además, exquisitos, y se cocinan de sencillas, pero exquisitas formas.

 

Más información en:

Web Tenerife

facebook.com/islabaja

twitter.com/islabaja